Christian A. Estay-Niculcar's research blog

Espacio de reflexión personal dedicado a la investigación aplicada cuando se vincula la ciencia proyectual con la disciplina informática, y se aplican al desarrollo de las personas y de la gestión empresarial.

Investigación-Acción en Sistemas de Información (D): Modelo de madurez para la gestión del proyecto de Investigación-Acción (1/4): Taxonomía de Bloom y Objetivos formativos

Este post muestra el modelo de madurez que unifica competencia con proficiencia a través de un modelo de madurez basado en el Capability Maturity Model (CMM). Este modelo se construye tal que, por una parte, se identifica qué debe ser asimilado por el investigador en cuanto a competencias o capacidades de gestión y, por otra parte, cuáles han de ser sus habilidades o proficiencia en el uso de Investigación-Acción. Una vez identificadas estas necesidades como niveles de madurez, por medio de la taxonomía de Bloom, se plantea cómo llegar a conseguir cada nivel.

Así, el objetivo de este proceder puede resumirse en:

  • adquirir habilidades y asimilación de conocimiento sobre IA-SI;
  • proveer un proceder sostenible de mejora, cambio y aprendizaje respecto de IA-SI; y,
  • proveer rigurosidad y calidad al proceso de investigación desde sus primeros usos, evitando o aminorando los problemas de IA-SI.

Con esta visión se intenta que el investigador aprenda de forma continua el uso de Investigación-Acción en Sistemas de Información por el propio uso que se haga del método. Dentro de este uso, se presentan al investigador una serie de prácticas para interiorizar las principales creencias y actitudes que demanda la IA-SI siguiendo criterios de calidad y rigor.

El testo se organiza en 4 apartados organizados en este y 3 post sucesivos:

  • este post introduce la taxonomía de Bloom y el concepto de objetivos formativos;
  • siguiente post presenta el modelo de madurez;
  • subsiguiente post describe como se consigue el modelo;
  • el post final presenta diversas formas de aplicar el modelo conseguido, terminando con una recapitulación.

Taxonomía de Bloom y objetivos formativos

La obra de Benjamín S. Bloom supone uno de los primeros intentos científicos de establecer una taxonomía de los objetivos educacionales. Su propósito es proponer los fundamentos para una clasificación de las metas a conseguir en un sistema educativo.

A.- Taxonomía de Bloom

La taxonomía o clasificación propuesta por Bloom abarca tres áreas o dominios: área cognoscitiva, área afectiva, y área psicomotora, cada una de las cuales se desglosa en metas formativas. Si bien la taxonomía es un importante referente en la formación, la existencia de metas por áreas ha complicado su aplicación.

  • El área cognoscitiva incluye los objetivos que se refieren a la memoria o evocación de los conocimientos y al desarrollo de habilidades y capacidades técnicas de orden intelectual. Es el área más estudiada y en ella pueden encontrarse mejor definidos los objetivos que interesan.
  • El área de lo afectivo incluye aquellos objetivos que describen cambios en el mundo de los intereses, actitudes y valores, en el desarrollo de apreciaciones y, en una adaptación adecuada. Incluye, además, sentimientos, entusiasmo, motivación, y apreciación. Las categorías en esta área son: recibir un fenómeno, responder al fenómeno, valorización, organización e, internalización de valores.
  • El área sicomotora tiene que ver con el movimiento físico, coordinación y uso de áreas sico-motoras. Estas habilidades se miden desde el punto de vista de velocidad, precisión, distancia, procedimientos y técnicas en ejecución. Se han definido siete categorías: percepción, ajuste (set-up), respuesta guiada, mecanismo, respuesta a lo complejo, adaptación y originalidad (origination).

A continuación se describen un poco más las áreas más estudiadas y presentes en la literatura.

Niveles cognoscitivos.Los niveles cognoscitivos describen el aprendizaje en seis niveles cuyo desempeño en un nivel depende de lo conseguido en los niveles previos. Estos niveles son:

  • Conocimiento, que implica memorizar y recordar, por ejemplo, nomenclatura, como definiciones, términos, símbolos o convenciones.
  • Comprensión, que implica la habilidad de completar procedimientos, por ejemplo, hacer un examen de algo visto en clases.
  • Aplicación, que implica la capacidad de seleccionar y completar procedimientos adecuados.
  • Analizar, que implica la capacidad de desglosar algo en sus partes para comprender su estructura organizacional.
  • Síntesis que implica la capacidad de combinar varios conceptos o procedimientos de manera integrada.
  • Evaluación, que implica la capacidad de desarrollar especificaciones y procesos que permiten seleccionar alternativas.

Los niveles cognoscitivos agrupan un conjunto de operaciones cognoscitivas las cuales son asistidas por herramientas cognoscitivas.

La importancia de los niveles cognoscitivos es facilitar a posteriori la introducción de competencia en gestión de proyectos y en habilidades de IA-SI.

Niveles afectivos. Los niveles afectivos organizan la relación que se va construyendo entre el educando y los estímulos que recibe. Esta organización se expresa en los siguientes niveles:

  • Recepción. El alumno debe recibir los estímulos que llegan del exterior.
  • Respuesta. El estímulo provoca una respuesta. Se despierta interés en el alumno de forma que encuentra satisfacción en realizar una serie de actividades.
  • Valoración. El alumno convierte en habitual su respuesta a determinados estímulos y configura una actitud de aceptación, preferencia o realización.
  • Organización. Construcción de un sistema de valores personales.
  • Caracterización. El alumno tiene una disposición para generalizar en todos los actos de su vida los valores que profese.

B.- Operacionalización de la taxonomía de Bloom

Para facilitar la consecución de los niveles expuestos por Bloom, principalmente cognoscitivos y, en menor medida, afectivos, con exclusión de los sicomotores, algunos investigadores ha formalizado la relación entre éstos con objetivos docentes o formativos. Los objetivos docentes son sencillamente verbos, acciones u operaciones cognoscitivas a conseguir en un educando.

Así, por ejemplo, un autor como Gardiner ofrece una serie de objetivos docentes para cada una de los niveles cognoscitivos (Tabla siguiente).

Tabla 1: Objetivos formativos y niveles cognoscitivos

Tabla 1: Objetivos formativos y niveles cognoscitivos

Con esta idea en mente, los niveles cognoscitivos educativamente son niveles o se constituyen en niveles a conseguir en la formación de un educando.

Por otro lado, dada la complejidad de la taxonomía de Bloom y la necesidad de clasificar verbalmente las diversas áreas y niveles, proponen un modelo donde diversos verbos docentes se agrupan alrededor de cuatro niveles de objetivos (la siguiente Tabla 2 resume estos niveles tomando de referencia del trabajo de Ramírez et. al (1988 -Ramírez P., Carlos; Recabarren, Margot; y, Palma, Alfredo, Manual de Capacitación pedagógica, Chile): reproductivo, transferencial, crítico y creativo.

  • Reproductivo. Se busca que los educandos den “fehaciente muestra que han logrado retener y asimilar, cabalmente, ya sea información científico-técnica, ya sea una disposición favorable hacia un cierto valor, o una familiarización con una destreza motora” (Ramírez et al., 1988, p. 1-30).
  • Transferencial. Este nivel “constituye la fase práctica del aprendizaje; en ella se utiliza lo ya estudiado” (Ramírez et al., 1988, p. 1-31).
  • Crítico. En este nivel se exige que el educando “compare y fundamente la teoría con la práctica, la ley con el caso, el reglamento con los hechos; el ideal con la realidad” (Ramírez et al., 1988, p. 1-32).
  • Creativo. En este nivel se persigue que los educandos exploten su capacidad creativa para “inventar y diseñar” (Ramírez et al., 1988, p. 1-33).
Tabla 2: Objetivos formativos por niveles cognitivos

Tabla 2: Objetivos formativos por niveles cognitivos

Con este planteamiento, el modelo de Ramírez et al. (1988) tiene la particularidad que no implica distinción alguna entre las áreas de la Taxonomía de Bloom, sino que las integra y considera a través de cada uno de los cuatro niveles de objetivos.

__________________________

Post relacionados directamente

Viene de …

Artículos relacionados … / Related article …

3 comentarios el “Investigación-Acción en Sistemas de Información (D): Modelo de madurez para la gestión del proyecto de Investigación-Acción (1/4): Taxonomía de Bloom y Objetivos formativos

  1. Kathy Ríos Garnica
    2015/05/08

    MUY SUSTANCIOSO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CEO & Co-Founder de EstayConsulting – Consultoría Estratégica

Miembro de Red

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: